jueves, 27 de enero de 2011

Una teoría para cierto tipo de Infidelidad


Tema expuesto el día Viernes 21 de Enero del 2011 en la cuenta de @DrSigmund_Freud.

Existe una curiosa forma en la que se puede presentar la elección del objeto afectivo y que se puede observar aún en personas sanas. El día de hoy explicaré esta.

En este tipo particular de elección de un objeto la prevalencia de una potencial infidelidad juega un papel importante. Procederé a explicarla.

Lo que hacemos aquí es analizar al sujeto que tiende a buscar este tipo de situaciones (de forma inconsciente o no). De este análisis concluimos la existencia de cuatro características en esta dinámica, dos de ellas  se presentan en el Objeto de Afecto que elige la persona (el sujeto que describimos) y las otras dos resumen la forma en que este sujeto le "ama".

Sujeto = Persona (cuyo comportamiento en las relaciones de pareja analizamos en este breve articulo)

Objeto afectivo = Persona a la que dirige sus afectos el sujeto.

Así, las características que se muestran en el Tipo de persona (Objeto Afectivo) del que tenderá a "enamorarse" el sujeto son:

1) Prejuicio del Tercero: De esta forma podemos llamar a la PRIMERA condición de este tipo de relaciones. Consiste en que al sujeto no le interesará cualquier persona sino específicamente le llaman la atención de singular manera aquellas personas "ocupadas", esto es un hombre o una mujer que no es "libre" si no que al momento es pareja de alguien más o está dentro de un proceso de cortejo con otra persona o tiene otro pretendiente posible, lo cual obviamente produce el "perjuicio del(a) tercero(a)".

2) Sexualidad Sospechosa: La SEGUNDA condición que se busca en la otra persona implica una sexualidad sospechosa. Esto se traduce en que se buscará a "Un chico malo o incorregible" o a una "Mujer de reputación ligera" según sea el caso del sujeto. En el caso de las mujeres es notorio el clásico "enamoramiento" o "enganche" con un hombre con reputación de "mujeriego" (y en inversa, lo mismo aplica a los hombres).

Ahora, las características que definen la forma de "Amar" del sujeto:

3) Inconstancia: El afecto de este tipo de personas no sólo tiende a fijarse en personas (objeto afectivo) de sexualidad sospechosa y/o que ya cuentan con pareja o pretendiente, sino que también se manifiesta de forma Inconstante: su "enamoramiento" es inestable en el sentido de que puede cambiar de objeto (persona amada) con regularidad. Y... 

4) Intención Redentora: La CUARTA característica implica el deseo de "Salvar" o "Redimir" al objeto. según sea el caso: de corregir o educar al chico malo o rebelde y de salvar o proteger a la chica de su precario estado actual. Esto hace que el Sujeto crea ser indispensable para el objeto, es decir, que crea ser único e irrepetible además de ideal para esa persona a la que "ama" (el objeto); esto también le lleva a formular el típico "nadie más le podrá querer como yo lo ha hecho o hice(y que de seguro todavía lo hace).
Quienes sean más frikis de internet (y quienes no también)
podrán comprender mejor la dinámica a la que refiero
con este ejemplo visual (Den le click para agrandar).

A continuación explicaré como lo anterior refleja un deseo insatisfecho.

La idea de "Redimir" o "Salvar" a la pareja revelar un deseo inconsciente común en infantes. Nos permitiremos una explicación más honda citando un artículo de 1910 en el siguiente par de párrafos (anexo algunas explicaciones entre corchetes y en remarcado):

"Cuando el niño oye decir que debe su vida a sus padres o que su madre le ha dado la vida, surgen en él impulsos cariñosos unidos a otros antagónicos (de afirmación personal independiente [Esto también se puede esbozar en el inconsciente después de oír repetidas veces como "se parece a su madre" o "padre", cosa común entre los 2 y 6 años]), impulsos que dan origen al deseo de corresponder a sus padres con un don análogo, pagando así la deuda con ellos contraída. Sucede como si el sujeto se dijera, movido por un sentimiento de rebeldía: «No necesito nada de mi padre y quiero devolverle todo lo que le he costado.»"

"Bajo el dominio de estos sentimientos, son comunes 
[en la infancia temprana] entonces las fantasías en donde salva al padre de un peligro de muerte [o bien, una fantasía en la que le es útil de manera singular a uno de los padres o bien una en la que al final se presenta la felicidad de los padres, esto dentro del mundo de la imaginación del infante]; quedando así en paz con él, fantasía que suele desplazarse luego sobre la figura de un emperador, el rey u otra elevada personalidad en otras formas, quedando así capacitada para hacerse consciente e incluso para ser utilizada en la creación poética [Esto último en la futura vida adulta]."

Así, la atracción por el "chico malo", la necesidad de "salvar" a un "muchacho salvaje" o "incorregible" o hacer que un "rebelde" "siente cabeza" que presentan algunas mujeres, al igual que el deseo de "rescatar" a una "doncella en apuros", de su precaria situación o de "tan solo protegerla" que manifiestan algunos hombres, puede en verdad estar revelando una angustia para con los padres.

No obstante a lo complicado o rebuscado que pueda parecer lo anterior; el deseo o atracción inconsciente por personas que ya cuentan con pareja o pretendientes, o por personas por la que habrá que luchar contra un tercero(a) para conseguirlas ("Prejuicio del tercero") técnicamente se explica a sí mismo como un deseo en relación con los padres difícilmente puede ser más notorio: No se trata de otra cosa que El complejo Edipico, donde el hijo desea ser como el padre y suprimirle al mismo tiempo, para así acceder al cariño de la madre (En el caso de las niñas hablamos del análogo Complejo de Electra).

Y en relación al párrafo anterior: No se debe olvidar que entre los deseos insatisfechos y ansiedades, las más fuertes en una persona son aquellas nacidas durante la infancia temprana o las que se relacionan con los padres durante este periodo (es decir, cuando los padres son el centro indiscutible del limitado universo de la persona).

Por otra parte; La característica referente a una "sexualidad sospechosa" parece tener su origen en una "rebelión" contra la idea de la madre o el padre como ideal intachable o de santidad: Cuando se adquiere -inconscientemente- la idea de que los padres han tenido una vida sexual se rompe así mismo el ideal que se tenía de ellos (aún en la actualidad, algunas de las agresiones verbales más ofensivas se manejan en la línea de "exhibir" la sexualidad de la madre, y el reflexionar sobre esto es un tabú de carácter personal para la mayoría de nosotros... Si bien es cierto que aunque no sea bien visto por la sociedad el reflexionar abiertamente sobre la sexualidad de los padres, nada nos prohíbe pensar en ello, no obstante, cuando llegamos a pensarlo concienzudamente, más de las veces la mayoría de nosotros preferimos evitar esas ideas o imágenes mentales por decisión propia).

Para finalizar, debemos anotar que en estos casos el "enamoramiento" ocurre varias veces (Inconstancia) al no poder ser satisfecho el deseo original, es decir: Si a un deseo original no se la ha podido satisfacer, el inconsciente tiende a buscar la satisfacción, generalmente de maneras simbólicas (esto genera una conducta o un síntoma). Volviendo sobre el artículo anteriormente citado:

"El psicoanálisis nos enseña también en casos de distinto orden que aquellos elementos que actúan en lo inconsciente como algo insustituible suelen exteriorizar su actividad provocando la formación de series inacabables, puesto que ninguno de los subrogados proporciona la satisfacción anhelada."

"Así, el insaciable preguntar de los niños en una edad determinada depende de una sola interrogación, que no se atreven a formular, y la inagotable verbosidad [o "verborrea"] de ciertos neuróticos es producto del peso de un secreto que quiere surgir a la luz, pero que ellos no revelan, a pesar de todas las tentaciones."


Para más información pueden leer en internet:

["Über einen  besonderen Typus der Objekwahl beim Manne"], (1910) Sigmund Freud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada